Sin Rodeos/ Quince mil almas

Por Fernando Hernández Gómez

fdohernandezg@hotmail.com

De verdad que fueron impresionantes las imágenes difundidas en medios de comunicación de los solicitantes de empleo que acudieron a la nave I del Parque Tabasco. Más de 15 mil personas formaron la larguísima fila que comenzó a integrarse desde el viernes 31 de mayo en la parte exterior del recinto ferial. Motivadas por la esperanza de conseguir una plaza laboral en la construcción de la refinería de Dos Bocas, no les importó el sol, la lluvia, el cansancio.

Quince mil personas presentaron sus solicitudes de empleo en el primer día que se abrió la bolsa de trabajo para la refinería. La cifra dice muchas cosas; se presta a interrogantes. ¿Tantos desempleados hay en Tabasco? Y, obvio, hay respuestas. Comencemos por recordar que la entidad vive una crisis de empleo desde 2010, cuando registró una tasa de desocupación de 8.23 por ciento al cierre de septiembre; un salto de dos puntos porcentuales respecto al 2009.

Al iniciar el régimen de Adán Augusto López Hernández la tasa de desempleo era de 7.9 por ciento –según datos del INEGI de diciembre de 2018–; apenas en 2017 había logrado su mejor nivel: 6.7 por ciento. Siempre hemos tenido la tasa de desocupación más alta del país; los dos últimos años la media nacional osciló entre 3.3 y 3.6 puntos porcentuales.

En el primer trimestre de este 2019, hubo una leve mejoría: la tasa de desempleo se situó en 7.4 por ciento. La media nacional se ubicó en 3.6 por ciento de la población económicamente activa sin un trabajo formal. Traducido en números, este ligero repunte representó la creación de 997 empleos formales, según la organización México, ¿Cómo vamos?, que estimó en tres mil 244 los empleos perdidos en el último trimestre del gobierno de Arturo Núñez Jiménez (XEVA Noticias, 26Abr.2019). Fue tan pequeña esta recuperación que de febrero a marzo, el número de afiliados al IMSS creció apenas en 397.

El inicio de preparativos para la construcción de la refinería de Dos Bocas, representa –junto al arribo de compañías que participarán en el establecimiento de nuevos campos petroleros en tierra y aguas someras frente al litoral tabasqueño– la oferta más tangible para reducir el índice de desempleo. Tan sólo la mega-obra que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador edificará en Dos Bocas, Paraíso, generará 20 mil nuevas fuentes laborales.

La jauja de empleo que representa la refinería motivó al gobierno de Tabasco y a la Secretaría de Energía federal a establecer una bolsa de trabajo, para colocar a solicitantes de empleo en las empresas que participarán en su construcción. Y vaya que hubo respuesta, no sólo de tabasqueños sino de gente procedente de muchas partes del país. Más de 15 mil personas acudieron el primer día. El compromiso es que las mesas de recepción estarán 30 días.

La recuperación experimentada los últimos meses por la actividad petrolera ha significado oxígeno puro para la economía tabasqueña. El mandatario estatal ha dado cuenta de cómo la ocupación hotelera se situó en Villahermosa al cierre de mayo en 66 por ciento –la tasa más alta en cinco años (el crecimiento fue de 15 puntos porcentuales) –, en tanto que en Paraíso fue de 80 por ciento. También han repuntado las ventas de autos nuevos, la industria restaurantera y operaciones del sector servicio.

Esto es apenas el comienzo, pues para 2019 se esperan inversiones federales por 100 mil millones de pesos; la mitad será para la primera etapa de construcción de la refinería (se ejercerán 150 mil millones en tres años), y la otra parte, para actividades de exploración y explotación de nuevos campos.

Aunado a ello, vienen importantes inversiones privadas en otros rubros: la cooperativa Pascual construye una planta procesadora de frutas en Cunduacán; la empresa Proteak montará su segunda fábrica de tablones en Huimanguillo; se anda enamorando a una compañía cervecera para instale aquí una planta, y hay inversionistas interesados en sacarle jugo al agua de coco.

Y SE HIZO LA RECONCILIACIÓN

No sé si hubo alguna otra fecha antes, pero creo que desde el año 2000, a Roberto Madrazo Pintado y Adán Augusto López Hernández, no se les veía juntos en acto público. Ex gobernador y el actual mandatario estatal –priista uno, morenista el otro– compartieron ayer presídium en la ceremonia por el 50 aniversario luctuoso de Carlos Alberto Madrazo Becerra.

El evento que había perdido capacidad de convocatoria volvió a lucir como en los mejores tiempos del priismo, y congregó a todas las expresiones partidistas, como el panista Juan José Rodríguez Prats. El orador oficial fue el rector de la UJAT, José Manuel Piña Gutiérrez, un personaje muy solicitado en estos días porque vienen los exámenes de admisión en la Universidad. Y el discurso versó sobre la necesaria reconciliación de los tabasqueños.

AL GRANO COMPROMETIÓ EL MANDATARIO tabasqueño que someterá a evaluaciones constantes a su gabinete… Les advirtió que “en estos tiempos, más que en ningún otro, se impone que hagamos las cosas bien”… Y dijo algo que dejó sorprendidos a colaboradores y quienes le escucharon: “Debe ser un equipo perfectamente consolidado. Said (Mena Oropeza, secretario de Finanzas) anda con unas preocupaciones, y si Said tiene preocupaciones, todo el gobierno va a tenerlas”… Y acotó, para tranquilizarlos: “Andamos revisando las asuntos financieros. Va a haber buenas noticias en los próximos días”… Ah, bueno…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s